Educacion

Las leyendas infantiles que hacen soñar a nuestros hijos

Los cuentos y las leyendas enseñan valores a los niños y el hábito de pensar, potenciando también su imaginación. Hoy vamos a contarte una muy especial.

Muchas son las noches en las que nuestros hijos, una vez acostados, abren sus ojos como platos y nada les puede hacer dormir. Entonces, los padres y madres recurren a los libros o cuentos clásicos: Caperucita, los Tres Cerditos, etc. Hay algunos que parece que nunca pasarán de moda, pero no podemos olvidarnos que existen otros adaptados y con un fuerte componente cultural y de tradición, como puede ser la leyenda Sant Jordi para niños, con la que aprenderán valores, y además se sentirán identificados e ilusionados cada 23 de abril.

Recrear espacios de la imaginación con trozos de Historia es muy bueno para los niños y niñas que, a través de nuestras palabras, pueden viajar a un pasado remoto, ayudándoles a superar los miedos y a desarrollar funciones cognitivas.

Las leyendas y las fábulas van más allá de cuentos infantiles más o menos actuales para ayudar a los niños a dormir, y que no faltan en la mesilla de noche de muchos padres y madres. Clásicos como “La Cigarra y la Hormiga” o “Pedro y el Lobo”, sin llegar a ser leyendas, aún los seguimos recordando muchos de los niños de las generaciones precedentes cuando vemos a las hormigas, trabajadoras incansables, desfilar con materiales para su supervivencia, o cuando nos han anunciado algo por tercera vez y nunca se ha materializado.

El trabajo, el pensar también en el mañana, el saber relativizar, ser realista y no exagerar… son algunas de las moralejas y valores que encierran estas fábulas que se transmiten de generación en generación y que nunca deberíamos dejar de contar, porque forman parte de nuestra historia.

Y a nuestra historia pertenecen también leyendas clásicas como la Espada del Rey Arturo, el Gallo de Barcelos o la de Sant Jordi. Inglaterra, Portugal y Cataluña hacen gala de estas leyendas que han traspasado fronteras y se han convertido en símbolo inmortal de estos lugares.

No habrá viaje a Portugal donde no veamos el Gallo, con sus míticos colores, ni espada que no nos recuerde a la famosa Excalibur -de la que, además, existen múltiples películas- ni 23 de abril que no nos acordemos de la historia de Sant Jordi, aquél que venció al dragón. Vamos a conocerla con más detalle.

Leyendas para niños

Sant Jordi y el Día del Libro

Hace mucho tiempo, en Montblanc, un municipio de Tarragona situado a los pies de un pequeño monte, un malvado dragón sembraba el miedo en todos los rincones de la ciudad. Los habitantes ya no salían de sus casas por temor a encontrarse al dragón y que les pudiese escupir fuego o se los comiese, ya que arrasaba con todo lo que encontraba a su paso.

Decidieron que, para calmar su hambre, le darían de comer una persona al día por sorteo. De esta forma el dragón estaría distraído y el resto de los habitantes podrían vivir tranquilos. Un buen día, sin embargo, en el sorteo salió el nombre de la princesa. Ella, resignada, se dirigió al dragón dispuesta a ser devorada cuando, de pronto, apareció un caballero, de nombre Jordi, que valientemente alzó su espada, atravesó al dragón y salvó a la princesa. Y así liberó al pueblo para siempre. Del vientre del dragón brotó un rosal con unas rosas de un intenso rojo; Jordi cortó una y se la ofreció a la princesa.

Estos son los orígenes de la leyenda de Sant Jordi que se ha transmitido de generación en generación, y que está presente en nuestras tradiciones, tanto dentro como fuera de Cataluña, porque Sant Jordi, o San Jorge, ha traspasado fronteras. Su valor y amor por la princesa es conocido en el mundo entero.

Por eso, el día 23 de abril, Día Internacional del Libro declarado por la UNESCO y también día de este santo, existe la tradición de que, junto a un libro, se regale una rosa, como aquella que Jordi regaló a la princesa después de haberla salvado.

La historia de Sant Jordi es una de las leyendas que más se cuentan a los niños. Por la valentía del santo, pero también por el amor de la princesa a su pueblo. Esta tradicional leyenda que puede recordar en múltiples aspectos a la bíblica David y Goliat, recuerda y enseña que no importa cuan difícil pueda ser conseguir algo (en este caso, matar al dragón): basta con desearlo fuerte, creer en ello y poner todo de nuestra parte para conseguirlo. El deseo, la voluntad y el trabajo, como el de las hormigas.

Muchos niños y niñas asisten cada año a representaciones de la leyenda de Sant Jordi: teatros, musicales, guiñoles y bailes reviven con admiración los personajes de los que tantas veces les hablaron sus padres y que tantas veces imaginaron. Así, desde el principio, comienzan a formar parte de esta bonita tradición sobre la constancia, la valentía, el amor y la literatura.

Cuentos, fábulas, historias con moraleja, leyendas… son herramientas útiles para los padres y madres, pero necesarias para los niños y niñas, que podrán ser capaces, desde pequeños, de aprender a soñar despiertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Patrocinadores

¿Quieres patrocinar Cuidadoinfantil?

Educación primaria: clave en el desarrollo personal y social de nuestros hijos

22 d Junio d 2015

La Educación primaria permite el desarrollo personal y social de los escolares a través de métodos de enseñanza y conocimientos de diversas áreas.

Leer más...

Jugar no es sólo cosa de niños

3 d Junio d 2015

Busquemos media hora al día para jugar. No sólo para pasar un tiempo con nuestros hijos sino para jugar con ellos como cuando salíamos al recreo.

Leer más...

¿Quieres conocer un referente? ¡Visita el colegio CEU San Pablo Montepríncipe!

19 d Febrero d 2015

El Colegio CEU San Pablo Montepríncipe celebra sus 40 años de historia con una jornada de puertas abiertas, una manera excelente de conocer, desde dentro, uno de los mejores centros educativos del país.

Leer más...